Amigos de Labaro

Bienvenido al foro Amigos de Labaro Cantabria Infinita
Amigos de Labaro

Foro Autocaravanin Cantabria Infinita!

Logo Nacional

 
http://www.radiocb.es/register.php





    Carta abierta por la abolición del claxon

    Comparte
    avatar
    Admin
    Admin
    Admin

    Mensajes : 868
    Fecha de inscripción : 11/12/2009
    Edad : 63

    Hoja de personaje
    Caracteristicas de la AC: Benimar Capuchina

    Carta abierta por la abolición del claxon

    Mensaje por Admin el Sáb Sep 18, 2010 2:21 pm

    Carta abierta por la abolición del claxon
    Posted: 17 Sep 2010 04:02 AM PDT Llevo un tiempo tentado de escribir esta carta y hacerla llegar a quien corresponda, seguramente a la Comisión Europea para que la consideren a la hora de establecer criterios globales que luego van pasando fronteras al materializarse en la redacción de los diversos reglamentos de vehículos que pueblan la zona de la Unión Europea. Pero como esto de enviar cartas me parece un poco anacrónico, y como además no creo que la cosa prosperase mucho más allá de una europapelera cualquiera, me voy a limitar a esbozar una simple reflexión sobre la verdadera necesidad que tenemos de llevar un claxon, una bocina, un aparato productor de señales acústicas, en nuestros vehículos, y sobre su relación con la seguridad vial. Sí, sí. No me he vuelto loco. Por ahora. El claxon, como avisador para emergencias

    De entrada, si echamos mano de nuestro Reglamento General de Vehículos, tenemos que el artículo 11 explica lo siguiente: <blockquote>Todo vehículo de motor, excepto los motocultores conducidos a pie, estará provisto de un aparato productor de señales acústicas que emita un sonido continuo, uniforme y de suficiente intensidad. Sólo en los vehículos que tengan el carácter de prioritarios se instalarán aparatos emisores de señales acústicas especiales, siempre que estén debidamente autorizados por el órgano competente en materia de industria.</blockquote> Además, el artículo 110 del Reglamento General de la Circulación nos muestra el uso del claxon: <blockquote>Excepcionalmente o cuando así lo prevea alguna norma de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, podrán emplearse señales acústicas de sonido no estridente, y queda prohibido su uso inmotivado o exagerado. Las advertencias acústicas sólo se podrán hacer por los conductores de vehículos no prioritarios: para evitar un posible accidente y, de modo especial, en vías estrechas con muchas curvas; para advertir, fuera de poblado, al conductor de otro vehículo el propósito de adelantarlo; para advertir su presencia a los demás usuarios de la vía, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 70.</blockquote> Por otra parte, el artículo 84, que habla sobre las obligaciones del conductor que adelanta antes de iniciar la maniobra, también reconoce otro uso para la bocina:<blockquote>También deberá cerciorarse de que el conductor del vehículo que le precede en el mismo carril no ha indicado su propósito de desplazamiento hacia el mismo lado; en tal caso, deberá respetar la preferencia que le asiste. No obstante, si después de un tiempo prudencial el conductor del citado vehículo no ejerciera su derecho prioritario, se podrá iniciar la maniobra de adelantamiento, advirtiéndoselo previamente con señal acústica u óptica.</blockquote> Finalmente, el artículo 87, que recoge las situaciones en las que está prohibido adelantar, se refiere al uso del claxon en estos términos:<blockquote>Queda prohibido adelantar (...) en los pasos para peatones señalizados como tales, en las intersecciones con vías para ciclistas, en los pasos a nivel y en sus proximidades. No obstante, dicha prohibición no será aplicable cuando el adelantamiento se realice a vehículos de dos ruedas que por sus reducidas dimensiones no impidan la visibilidad lateral, en un paso a nivel o sus proximidades, previas las oportunas señales acústicas u ópticas.</blockquote> De hecho, la señal R-310, de nombre “advertencias acústicas prohibidas”, y que muestra una trompetilla tachada, simplemente “recuerda la prohibición general de efectuar señales acústicas, salvo para evitar un accidente”. Es decir, que llevamos claxon para no emplearlo más que en caso de extrema necesidad. Si no fuera por eso, no lo llevaríamos en los vehículos. Y ahora comparemos los usos de la bocina previstos por ley, y por tanto, la finalidad real de este aparato, con los usos que le damos habitualmente en la calle, a ver si encontramos algún punto de conexión entre ambas realidades: la legal y la cotidiana.El claxon, como sonajero infantil

    ¿Quién no ha tenido que esperar alguna vez a alguien estando en doble fila y con un niño a bordo berreando? En casos así, ¿por qué no colocar al crío sentado sobre nuestras rodillas y dejar que aporree compulsivamente la bocina para darle alegría al siempre gris y hostil entorno urbano? El claxon, ahora convertido en sonajero para nuestro retoño, hará las delicias de propios y extraños. El claxon, como saludador de pacos y manolos

    ¿Y quién no se ha encontrado jamás ante la tremenda necesidad de saludar a un amigo Paco o Manolo cualquiera al que no veía desde hace dos días? Y para decirle hola, nada mejor que una buena serie de cortos toques de claxon, que así no sólo Paco o Manolo se darán por aludidos, sino que el resto de la población compartirá nuestra alegría de vivir y nuestro buen ánimo.El claxon, como despertador de torpes

    ¿Quién no se ha tenido que esperar hasta tres nanosegundos cuando el semáforo se pone en verde y los coches, sin embargo, no se volatilizan al instante dejando el camino libre de obstáculos? En una situación como esa, la más audaz y sonora de las pitadas servirá para despertar de su letargo a esos torpes conductores que, egoístas como ellos solos, generan enormes atascos en las ciudades.El claxon, como portavoz del mal humor

    Y si estamos de mala host… uva, ¿por qué no compartir nuestra desdicha con los demás? Así no podrán decir que no les hemos avisado. Pitar como un poseso cuando estamos indignados es una forma de expresión como otra cualquiera, así que, si tenemos libertad de expresión amparada por toda clase de derechos constitucionales, ¿por qué no hacer uso de ella?El claxon, como arma de destrucción masiva

    Porque cuando los demás nos hacen cosas que están mal, estamos en todo nuestro derecho de propinarles la más destructora de nuestras reprimendas, claro que sí. De esta manera conseguimos que los demás aprendan… y además nos evitamos tener que bajar del coche para enseñarles de una vez por todas a hacer las cosas como es debido. Suerte tienen del claxon, que si no… El cuento de ‘Pedro y el claxon’

    ¿Me habré dejado algún uso de los que habitualmente se le da a la bocina? Espero que, de ser así, me echéis una mano en los comentarios. Todos sea por el bien de la sabiduría popular y por la protección de nuestra cultura sonora, que a buen seguro lo merece. En cualquier caso, el problema de fondo radica en lo que podríamos denominar la filosofía del cuento de ‘Pedro y el lobo’, y es que llega un momento en el que, con tanto pitorreo, nunca mejor dicho, llega un conductor que se encuentra con un riesgo real, hace sonar su bocina… y con el riesgo se queda. Nos hemos habituado tanto y tanto a oír pitidos por asuntos absolutamente estúpidos, que cuando queremos advertir a los demás de un riesgo real nos faltan recursos porque nosotros mismos le hemos pervertido el significado al recurso que ya teníamos. Por eso, si el claxon no sirve para advertir de peligros por haberse trivializado su uso, no sé, quizá valdría la pena que nos lo quitaran de los vehículos, y al menos tendríamos menos ruido en las ciudades. ¿No decían que teníamos que reducir la contaminación acústica?


    _________________
    un Saludo
    Admin

      Fecha y hora actual: Vie Dic 15, 2017 5:28 am